Transformándose para la nueva normalidad: La innovación en tiempos de crisis

Se estima que más de 250 mil PYMES en México quebrarán antes de llegar a la etapa de “Nueva Normalidad” y sólo aquellas que hayan logrado reinventarse rápidamente durante este periodo transcurrido de crisis, generarán nuevas capacidades que las posicionarán mejor para la nueva normalidad.

Vivimos en un mundo lleno de constantes cambios, siendo la mayoría tecnológicos en las últimas décadas. Nadie anticipaba que llegaría una pandemia que nos hiciera cambiar de hábitos, prácticas y cultura tan radicalmente y en poco tiempo. Para asegurar su supervivencia, muchas empresas tuvieron, o han tenido, que optar por nuevas prácticas “temporales”, con el objetivo de superar los nuevos retos que implica el cumplimiento de restricciones de movilidad y horario, el distanciamiento social o simplemente no poder operar por la naturaleza del giro del negocio, como es el caso de negocios de servicio en general (salones de eventos o gimnasios).

Los riesgos de mantener el mismo modelo de negocio de acuerdo con la vieja normalidad son altos y pueden costarle muy caro a la empresa, ya que, definitivamente, después del COVID-19 los consumidores tendrán nuevas preferencias y necesidades. Por ejemplo, en el caso de un restaurante ya no basta con tener una oferta de menú de buen sabor, ahora el tener servicio a domicilio y garantizar una salubridad excepcional serán factores fundamentales para ser un negocio competitivo en la nueva normalidad.

Dado lo anterior, ahora para los empresarios surgen las siguientes incógnitas: ¿Qué prácticas deberé conservar en la “Nueva Normalidad”?, ¿Cómo debo ajustar mi modelo de negocio ante estas nuevas necesidades o restricciones?, ¿Qué nuevas áreas de oportunidad hay para mi negocio?, entre otras muchas más.

La respuesta a muchas de estas interrogantes está precisamente en la innovación. Rediseñar el modelo de negocio actual, manteniendo competencias distintivas del negocio, pero generando nuevas capacidades. Este ejercicio requiere la voluntad para salir de la zona de confort limitante y abrirse camino ante la “Nueva Normalidad”, generando también, por qué no, un factor diferenciador. La propia situación de crisis ya puede ser un motivador suficiente para generar esta necesidad de innovar, como es el caso de aquellos restaurantes que no sólo incorporaron el servicio a domicilio, si no también incluyeron variaciones de sus productos (como vender paquetes de ingredientes para que puedas hacer el platillo en tu casa), o también el caso de salones de eventos que se encuentran vendiendo a domicilio los platillos de su menú y organizando reuniones con herramientas tecnológicas de presencia virtual, acompañadas con porciones individuales del menú entregadas al domicilio de los invitados para que, de manera coordinada pero virtual, se hagan las celebraciones.

¿Qué implica rediseñar o innovar el Modelo de Negocio?

Hay que evitar ver a los modelos de negocio solamente como estructuras. El modelo de negocio bien descrito es una herramienta poderosa que establece, tácitamente, la historia del “para qué”, “cómo”, “por qué”, y “para quién” funciona una empresa. Ahora, desde ésta nueva perspectiva y teniendo en cuenta que actualmente nos encontramos viviendo esta etapa de cambio, habrá empresas que requieran modificar o replantear su “para que (objetivo buscado), cómo (operación), por qué (propósito) y para quién (segmentos de mercado)”, por lo que la innovación, resulta la opción más viable o requerida para la supervivencia de un negocio.

Sin embargo, se deben tener claro los siguientes aspectos, entre otros:

  • Habrá iniciativas que no proporcionen un valor para el cliente
  • Las iniciativas con valor no siempre llevarán al resultado objetivo
  • Las iniciativas/ prácticas que son efectivas en la empresa vecina, no necesariamente me servirán a mí
  • Algunas veces dependerá de la forma en que se planteé la idea
  • A veces la innovación no solamente viene de la mejora de nuestros procesos, productos o servicios
  • La innovación puede ser tanto incremental, como transformacional

Definitivamente, rediseñar un modelo de negocio no es sencillo, implica tener un enfoque integral de los distintos elementos del mismo para poder comprender la situación actual del negocio y así poder diseñar nuevas soluciones e implementar y gestionar las mismas.

Existen distintos métodos y herramientas para el rediseño de un modelo de negocio, algunos más sofisticados que otros, algunos más prácticos que otros, sin embargo, la respuesta a la nueva normalidad requiere rapidez y efectividad, por lo que alguno modelo recomendados por su enfoque ágil y facilidad de uso serían el Business Model Navigator y el Business Model Canvas.

Business Model Navigator

Este modelo es recomendable para aquellas empresas que han tenido poca o nula experiencia con modelos de innovación. Este modelo se basa en 4 preguntas principales

  • ¿Quién? – Identificación de clientes potenciales y audiencia
  • ¿Qué? – Propuesta de valor que se le ofrecerá al cliente
  • ¿Cómo? – Procesos de la empresa para entregar la propuesta de valor
  • ¿Por qué? – La razón por la que la iniciativa monetiza y la hace rentable

Fundamentalmente su utilización requiere la reflexión disciplinada para responder y detallar adecuadamente los cuestionamientos planteados. La forma es lo de menos, lo relevante es el contenido de la narrativa.

Business Model Canvas

Este modelo es más detallado y genera un análisis más profundo que el modelo anterior al describir el modelo de negocio en 9 secciones:

  • Socios Clave: ¿Qué pueden hacer tus socios mejor que tú o con menor costo?
  • Actividades Clave: ¿Qué actividades clave hay que desarrollar en el modelo de negocio?
  • Recursos Clave: ¿Qué recursos clave requieres en tu modelo de negocio?
  • Propuesta de Valor: ¿Qué problema se soluciona? ¿Qué necesidad se satisface? ¿Qué beneficios aporta al cliente?
  • Relación con los Clientes: ¿Qué tipo de relación espera tu cliente que se establezca contigo?
  • Canales: ¿Por medio de qué canal contactarás y atenderás a tus clientes?
  • Segmento de Clientes: ¿Quién es el cliente/ audiencia potencial? ¿Qué segmentos se consideran? ¿Hay prioritarios? ¿Quiénes?
  • Estructura de Costes: ¿Cuál es la estructura de costes en tu modelo de negocio?
  • Flujos de Ingresos: ¿Cómo monetiza tu modelo de negocio? ¿Qué formas de pago tiene el cliente? ¿Qué rentabilidad se tiene?

También para el uso de este enfoque, se requiere ejercicios de reflexión para poder describir, con el suficiente nivel de detalle, cada sección de la herramienta y, de igual manera, el contenido es más relevante que la forma.

No todo es tan sencillo

Cabe recalcar que al momento de rediseñar tu modelo de negocio, te puedes enfrentar a distintos retos como culturas empresariales inflexibles, adhesión irreflexiva a procesos o hábitos,  confianza plena en estrategias exitosas del pasado y el riesgo de tomar una decisión precipitada que, en vez de beneficiar, empeore la situación de tu empresa. Por lo anterior, lo que resulta de gran importancia es mantener la mente abierta, mantener presente la necesidad o motivador de cambiar el modelo de negocio (urgencias, emergencias, supervivencia, estar en mejor posición competitiva), fomentar entornos para la innovación y vencer las barreras de resistencia al cambio. Hay que recordar que no sobrevive el más fuerte o inteligente, sino el que se adapta mejor al cambio.

No seamos parte de la estadística de los que no llegará a la “Nueva Normalidad”. Aprovechemos el momento para tomar decisiones asertivas y reinventar nuestro modelo de negocio, para que así, podamos llegar en mejor posición y con menor incertidumbre a esta nueva etapa

En Altregy podemos ayudarte a enfrentar estos retos

Artículo desarrollado por:

Estefania García

Experiencia en Desarrollo Organizacional, Comunicación y Gestión de Recursos Humanos

Responsable de Capital Humano en Altregy