¿Vendedora o Empresaria?

Ambas, una emprendedora es ambas cosas; vendedora, empresaria y mucho más.

Este artículo es para aquellas mujeres que están emprendiendo o soloprenuer como ellas mismas se llaman, porque literalmente emprenden solas sin apoyo formal de más personas.

Hoy les comparto seis consejos para seguir vendiendo, sin perder de vista otros elementos importantes en tu negocio que aparte de ayudarte a vender, te otorgaran visión para en un futuro crecer de forma más estructurada y te pueden servir como base para entender porque es importante una estrategia de negocio de acuerdo con tus necesidades, sea del tamaño que sea tu negocio.

El objetivo es que cuando terminen de leer esto se despierte en ustedes, la inquietud de ponerlos en práctica. Para que en caso de que ustedes solo se dediquen a vender, su estrategia de negocio cambie de solo ejecutar; a observar, planear organizar y ejecutar.

Si eres dueña de PYME, emprendedora, intraemprendedora o si quieres iniciar tu propio negocio, este artículo es para ti.

Como emprendedora, ¿Te consideras vendedora o empresaria? Para que podamos comprender estas palabras, te comparto el significado literal de cada una.

De acuerdo con el diccionario de la lengua española; Vendedora es quien vende cosas (sí, así de simple) y Empresaria; dueña o propietaria de algo con propósito.

Como emprendedoras, empresarias, al final somos vendedoras, para que exista nuestro negocio lo primero que tenemos que hacer es vender “Vendo luego existo” como el titulo del libro de Antonio Hernández Rodríguez.

¿Cuál es nuestra situación ideal deseada? Tener tantas ventas, tantos clientes, tantos proyectos, que necesitemos contratar un equipo de trabajo, poner una sucursal, crecer, lo cual es maravilloso. Sin embargo, si perdemos de vista las demás variables que conforman nuestro negocio y antes de llegar a esa situación ideal no nos preparamos, ese momento de ensueño se puede volver una pesadilla.

Por eso te comparto estos seis consejos que espero te ayuden y te habiliten para ese momento tan soñado que es crecer.

  1. ¡Networking! ¡Networking! ¡Networking! Al menos una vez has escuchado que el Networking es muy útil para las ventas, pero más allá de eso, el principal beneficio que yo observo en el networking es que cuando lo practicas, creces, conoces muchas personas y te enriqueces de perspectivas, también en algunas ocasiones creas relaciones sólidas, gente que puede en un futuro ser tu socio comercial, cliente o proveedor con los que compartas valores y objetivos en común. Si vas a crecer necesitas aliados.
  2. Identifica tus Redes sociales clave y más importante: utilízalas. Si estas empezando y no conoces mucho sobre ellas pide ayuda a alguna amiga o amigo (o cualquier persona menor de 20 años, no, no es broma), no todas las redes sociales funcionan igual para todos los negocios, prueba publicaciones en diferentes plataformas, observa y evalúa donde tienes mejor respuesta.
  3. Cotízate, toma en cuenta el tiempo que le dedicas a tu negocio y valóralo. Cuando te pidan una cotización por tus productos o servicios no solo tomes en cuenta el precio de lo que comercializas, también toma en cuenta el tiempo que dedicas para armar y hacer posible, esa propuesta de valor ya sea producto o servicio.
  4. Identifica tus recursos y actividades clave. Identifica y ten muy en cuenta cuales son todas esas actividades y elementos clave, que en tu negocio crean tu propuesta de valor, en otras palabras, aquellas actividades y elementos que son indispensables para que tu negocio exista, ya que estos son el núcleo de tu negocio y además a través de estos te puedes diferenciar de la competencia. Un ejemplo de recursos clave si tengo un despacho contable, es el contador, computadora, sistemas de gestión contable. Podemos resumir que los recursos clave son aquellos indispensables para mantener operando tu negocio.
  5. Pide ayuda. Si tu negocio esta creciendo a un nivel que no esperabas, busca ayuda, hay numerosas formas de hacerlo, desde contratar staff para tu negocio, preguntar a amigos que han hecho en situaciones similares a la que te encuentras, hasta contratar una consultoría. Tu eres la persona que se puede dar cuenta mejor que nadie cuando tu negocio empieza a ser inviable por su crecimiento.
  6. Fortalece tu marca personal. Si actualmente estas arrancando como emprendedor y a veces eres tu auxiliar, tu analista, tu vendedor estrella y tu gerente general. Eres la cara principal de tu negocio, todas las personas que se involucran en tu negocio tienen relación contigo, necesitas fortalecer tu imagen personal. ¿Cómo hacerlo? Una imagen personal se construye con congruencia, sé tú misma, es algo en lo que no se puede fallar, trabaja en un proceso consiente e identifica cuáles son los valores que te caracterizan, qué es lo más importante en ti, y para ti, esto es de vital relevancia ya que en el futuro si agregas integrantes a tu empresa, tendrás que transmitir estos valores para generar esa congruencia institucional que toda empresa requiere.
  7. Utiliza herramientas ágiles. Actualmente existen nuevas metodologías adaptadas al mundo cambiante en el que vivimos, ¡Utilízalas! Hay mucha información sobre las mismas desde SCRUM, hasta modelos de emprendimiento esbelto.

Para que conozcas un poco más sobre estas metodologías y también puedes dar un vistazo a nuestra página de e-learning donde más adelante estaremos compartiendo información sobre estas herramientas.

Prueba y error, es importante saber que entre más pronto pruebes tus hipótesis en tu mercado, más pronto conocerás la respuesta de este y en el trascurso de este periodo de tiempo irás encontrando soluciones de valor para tu mercado. En lugar de invertir mucho tiempo planeando y refinando las características que pensamos o creemos que pueden ser las más atractivas para nuestro mercado meta, o que les traiga mayores beneficios a nuestros clientes.

A lo que me refiero con prueba y error es a pasar a probar el producto mínimo viable, que de acuerdo con el autor del libro El camino hacia el lean Startup es “el conjunto más pequeño de características o de actividades requeridas para refutar una idea del modelo de negocio”.

Hay que tener en cuenta que no todos los consejos que te menciono los tienes que llevar a cabo, si de alguna forma te ayuda o te sirven de guía para tu emprendimiento, negocio, es perfecto.

Recuerda que para llevarlos a cabo no necesitas dedicarle mucho tiempo, solo voluntad y poco a poco podrás implementarlos.

En Altregy estamos para apoyarte, sin importar el tamaño de tu negocio, tenemos diferentes propuestas para llevarlo al siguiente nivel.

Artículo desarrollado por:

Cristina Hernández

Experiencia en Administración y Operaciones

Consultora en Altregy, especializada en profesionalización de PYMES