¿Cómo mantener MOTIVADO a tu equipo a distancia?

Este año 2020, está dejando grandes aprendizajes en todos los aspectos, en el ámbito profesional tal vez uno de los más importantes se refiere a la forma de ejercer el liderazgo de un grupo de personas, con el que difícilmente se puede establecer contacto físico y estar atento a sus aciertos, equivocaciones y necesidades de retroalimentación. Uno de tantos retos radica en entender la forma de continuar desempeñando estas funciones como líder de un equipo de trabajo y mantener altos niveles de desempeño operando dentro de un entorno que se vislumbra complicado en el corto y mediano plazo.

Después de estar siete meses trabajando desde casa por causa de la contingencia de salud, ya podemos hacer un recuento de los impactos que han impulsado nuestros negocios y aquellos que los han afectado, también se han tomado buenas y malas decisiones, han existido momentos de tranquilidad donde se han podido recargar las baterías para salir adelante, pero también de inquietud ante la incertidumbre que se respira. Y gracias a todas esas lecciones aprendidas hoy muchos negocios siguen en pie en el camino hacia la recuperación.

Tal vez al principio de la contingencia, existía una gran incertidumbre y se tenía la esperanza de que esta etapa pasaría rápido. Después de unas cuantas semanas, los empresarios pusieron manos a la obra al no existir un horizonte claro del regreso a la normalidad y empezaron a buscar soluciones para que sus negocios continuaran en operación desde distintas perspectivas. Se disparó la oferta y demanda de productos de consumo a través del comercio electrónico, las soluciones de mercadotecnia digital se potencializaron, la continuidad en la ejecución y seguimiento de proyectos a distancia encontró tecnología de soporte a través de herramientas de comunicación y colaboración a distancia. Los negocios de alimentos tuvieron que reinventarse para realizar entregas a domicilio y por su puesto los grandes ganadores fueron aquellos que encontraron las alternativas logísticas efectivas en servicio y costo para hacer llegar el producto al consumidor final.

En todo este escenario, el factor humano continuó jugando un papel trascendental. La actualización y capacitación de nuevos métodos y formas de trabajo tuvieron que ser entregadas a través de canales virtuales con plataformas de aprendizaje (elearning) que ya venían desarrollándose, pero que tuvieron que acelerarse ante la necesidad de continuar con el desarrollo de nuevas capacidades y competencias en las personas.

Hoy en día, la “nueva normalidad” es una realidad, la estamos viviendo, ya no es un concepto del futuro. La nueva normalidad es ahora La Normalidad, el nuevo paradigma, y ante esto es necesario acostumbrarse a ella con todo lo que representa: consumo a través de medios electrónicos, entregas a domicilio, adaptar y combinar horarios de trabajo-familia y por supuesto mantener las relaciones de trabajo a distancia conservando una excelente comunicación con clientes, proveedores y colaboradores a pesar de la restricción física.

En meses anteriores, dirigimos un estudio cuyo resultado reflejamos en un reporte llamado “Liderazgo y Competencias Organizacionales para la Recuperación”  (https://altregy.com/elearning/courses/proximamente-webinar-liderazgo-y-competencias-para-la-recuperacion/), en donde se mostraron los principales comportamientos y competencias que han resultado exitosos para alcanzar la recuperación dentro de la crisis actual. El hablar de mantener las relaciones de trabajo a distancia implica un gran esfuerzo para mantener la motivación y el alto desempeño dentro de los equipos de trabajo y no podemos dejar de considerar la ejecución correcta de comportamientos descritos en este estudio como la práctica del Pensamiento Estratégico, la Comunicación Efectiva, la Solución de Problemas, la práctica de la Empatía y por su puesto la práctica del Liderazgo con el ejemplo.

 

Por otro lado, el Líder no debe de olvidar las competencias con las que cuenta actualmente su equipo de trabajo y como todo buen sembrador, habrá que preparar la tierra para obtener la mejor cosecha posible o incluso lograr la cosecha que se necesita. Es necesario desarrollar en el equipo de trabajo competencias o comportamientos de Integridad, Autodisciplina, Trabajo colaborativo, Auto planeación y Orientación a resultados entre las más importantes.

Si analizamos los comportamientos necesarios en un Líder y las competencias necesarias en su equipo de trabajo para lograr la recuperación, existe un común denominador, relacionado con la disciplina y perseverancia para ejecutar las acciones necesarias y desarrollar hábitos que permitan construir dichos comportamientos y competencias. Para poder aterrizar esto, es necesario regresar al desarrollo de actividades básicas, ya que no existe una nueva metodología o nuevas técnicas que lo lleven a uno a desarrollar la disciplina y la perseverancia. Para poder levantarse todos los días a la misma hora, se tiene uno que levantar siempre a la misma hora. Tomo esta frase del autor de Camino (José M. Escrivá de Balaguer): “Véncete cada día desde el primer momento, levantándote en punto a la hora fija, sin conceder ni un minuto a la flojera… desmoraliza tanto sentirse vencido en el primer reto del día”. A esto se le conoce como el minuto heroico, no es otra cosa que fortalecer la voluntad y no debilita nuestra naturaleza.

En la ejecución de los comportamientos y competencias necesarias para la recuperación, se puede hacer un repaso sobre las actividades a realizar para poder desarrollarlas:

  • Para practicar el comportamiento de Pensamiento Estratégico es importante integrar al equipo de colaboradores en este ciclo de visualizar, crear, compartir y validar de manera periódica las iniciativas que se ponen en práctica y al mismo tiempo retroalimentar los resultados (buenos y malos), discutir las lecciones aprendidas y acordar los ajustes para volver a ejecutar.
  • En esta dinámica, también está implícita la práctica de Solución de Problemas pasando muy rápido por el análisis de las causas para no volver a cometer los mismos errores, evitando en todo momento identificar culpables y dedicando la mayor parte del tiempo en buscar soluciones que se sobrepongan a los problemas. En todo este método también se da por un hecho el involucramiento de todo el equipo de trabajo.
  • Si hablamos de un ciclo de Pensamiento Estratégico y de Solución de Problemas, no se puede dejar de lado el concepto de Comunicación efectiva y oportuna. Hay que recordar que el elemento más importante de la comunicación se encuentra en la práctica de la escucha y el entendimiento de las necesidades del entorno, de los clientes, del mercado, de los empleados y de todos los involucrados.
  • La escucha no resulta efectiva, si no se pone un grado de Empatía y sensibilidad a las necesidades, preocupaciones e inseguridades de los miembros del equipo de trabajo. El desarrollo de esa empatía y sensibilidad también nos ayuda a desarrollar empatía ante las necesidades de los mercados y de la sociedad que estamos atendiendo.
  • Finalmente, poner en práctica todas estas acciones que en realidad se convierten en actitudes al momento de desarrollar las actividades asociadas con estos comportamientos, no es otra cosa que Liderar con el ejemplo. Se puede tratar de generar un cambio de actitudes transmitiendo todos estos conceptos al equipo de trabajo, sin embargo, con el tiempo se olvidarán y regresarán a prácticas anteriores si el Líder que las transmitió no las vive, peor aún, el Líder perderá credibilidad.

El gran reto del Líder no es tener o dirigir a un equipo de alto desempeño de manera exitosa, sino generar líderes que puedan dirigir exitosamente equipos de alto desempeño. La función de liderazgo se convierte en un esfuerzo de influencia y transformación de la gente que lo rodea. Para lograr esto, es necesario también ser disciplinado en la ejecución de prácticas de seguimiento con el equipo de trabajo a través de reuniones grupales semanales para analizar, diseñar, acordar acciones, medir, retroalimentar, aprender y crecer. Tal vez las reuniones semanales no sean suficientes y habrá que hacer coaching de manera personal con algunos colaboradores y aquí se podrá dar consejo y seguimiento a acciones puntuales donde se estará fomentando el desarrollo de competencias específicas a los miembros del equipo donde sea necesario, motivando y trabajando de esta forma en la formación de futuros líderes del negocio.

En Altregy podemos ayudarte a formar líderes dentro de tu negocio y mantener la motivación de tu equipo de colaboradores

Artículo desarrollado por:

Sergio Sandoval

Experiencia en Desarrollo Organizacional y Operaciones

Sr Manager en Altregy, experiencia a nivel mundial en Operaciones y Recursos Humanos.